Autora: Alba Alegre

Con este artículo cerramos la serie «Subvenciones culturales en primera persona«. En ella os hemos contado nuestro proceso solicitando una subvención para la producción de un espectáculo teatral. Este último post es un resumen recoge los puntos más importantes de nuestro aprendizaje.

Hasta ahora hemos repasado nuestra experiencia solicitando subvenciones para nuestra propia producción, Ciencia Club Clown. Sin embargo, después de esta primera subvención, en los siguientes años ayudamos a otras compañías en su solicitud de ayudas públicas para sus espectáculos. Así que conocemos las dos caras de la moneda, solicitando en primera persona, y ofreciendo asesoría y consultoría para la presentación de subvenciones para terceros.

Recordamos el principio

subvenciones culturales

Foto de Burst

¿Qué tipo de proyecto artístico queremos desarrollar? Puede ser un espectáculo de música, de teatro, danza, circo… ¿Cuántas personas hay implicadas en el proyecto?, ¿qué tamaño tiene?, etc. Todas estas preguntas iniciales son necesarias para saber hacia dónde dirigirnos. Un vez tenemos la idea y el tamaño (deseado) del montaje, como te contamos en el primer artículo, buscamos maneras de financiarnos. Por supuesto, una de ellas (y no la única), son las subvenciones culturales.

Es vital tener muy claro el objetivo que queremos conseguir. No es lo mismo una producción, ya sea de teatro, danza o circo, que una gira programada que queremos financiar con ayudas públicas. Actualmente hay diversas modalidades de ayudas públicas. Las ayudas más comunes son las subvenciones a gira por territorio nacional o en el extranjero, además de ayudas a la producción de nuevos espectáculos. Por supuesto, antes de iniciar cualquier proceso hay informarse bien de todas las opciones disponibles. Si tienes dudas sobre qué subvención se ajusta mejor a tu proyecto o no sabes por dónde comenzar la búsqueda de subvenciones, tenemos un servicio de búsqueda de subvenciones culturales que puede venirte muy bien.

Nos lanzamos a la piscina

Una vez tienes claro qué subvención se ajusta a tu proyecto, el siguiente paso es la solicitud de la subvención. El primer paso es leerse las bases completas, aunque sean largas y tengan un vocabulario técnico. Como te contamos en el segundo artículo de nuestra experiencia con subvenciones, hay que estar segur@s de que cumplimos los requisitos para optar a dicha subvención cultural. De lo contrario, el trabajo de presentación será en vano, y ¡no queremos trabajar en balde! Si dudas si tu proyecto cumple los requisitos indicados, nuestro servicio de presentación de solicitudes para subvenciones culturales te sacará del apuro.

Un punto clave del proyecto presentado es el presupuesto. Normalmente piden uno provisional. En él se anotan los gastos previstos y, cuando llegue el momento de la justificación de la subvención, ya se elabora el presupuesto definitivo. La elaboración del presupuesto es un bloque vital en la solicitud de una ayuda pública. Aunque todo el contenido de la solicitud es importante, el presupuesto es el que más marca el camino. Ten en cuenta que si te pasas con las cantidades, luego tendrás que justificar hasta el último céntimo.

A por todas

Antes de presentar la solicitud no está de más repasarlo todo, para corregir posibles faltas de ortografía y erratas. Recuerda que se trata de elaborar un dossier de venta muy completo, con el objetivo de conseguir financiación para hacer realidad tu proyecto artístico.

ayuda publica cultural

Foto de Negative Space

Si ahora mismo dudas si solicitar una subvención porque no tienes el proyecto muy definido o no te ves capaz, nuestra experiencia es que “más vale hecho que perfecto». Te animamos (porque a nosotras nos funcionó) a que te pongas en marcha, lo presentes de la mejor manera posible y vuelques todo tu proyecto en la solicitud. Empieza plasmando la idea principal. Luego ya vendrá la parte creativa y de ajuste de las variaciones que vayan surgiendo. Lo importante es poner esta primera semilla “económica” que nos ayudará a arrancar y a poner en marcha el proyecto.

Subvención conseguida – ahora viene lo divertido: ¡la justificación!

El último punto, pero no por ello menos importante, es la justificación de la subvención. Se trata del paso previo a recibir el dinero que en muchas ocasiones habremos avanzado o le deberemos al banco, en el caso de que hayamos pedido un préstamo.

Recuerda que en este paso del proceso la calidad del gasto presentado marcará en gran medida la posibilidad de repetir como beneficiario de una ayuda pública en convocatorias posteriores.

Nuestros aprendizajes en el proceso de solicitud, ejecución y justificación de una subvención cultural

  1. Ceñirse a la realidad de nuestras posibilidades económicas, logísticas, de equipo… A la hora de la solicitud, no pedir más de lo que podemos asumir. Ya sabemos que el dinero llega tarde y seguramente haya que asumir gran parte del gasto por adelantado.
  2. La organización nunca es demasiada. ¡Nos convertimos en las Marie Kondo de las facturas! Una vez a la semana hacemos recopilación del gasto y de las facturas, nóminas, impuestos, etc. En paralelo actualizamos el presupuesto inicial para comprobar si vamos por buen camino o han habido desviaciones.
  3. Intentarlo todas las veces que haga falta. Un «no» no significa que el proyecto no sea bueno. Buscamos otras alternativas de financiación u otras subvenciones disponibles, ¡pero no desistimos!
  4. Aprender de los errores. Si no conseguimos la subvención cultural a la que aspiramos, preguntamos al organismo responsable y que nos expliquen cómo mejorar la siguiente solicitud. En ocasiones, el punto decisivo lo marca el haber sabido transmitir bien el mensaje de tu espectáculo.

Si quieres ahorrarte el proceso de aprendizaje a base de prueba-error, estás en el sitio adecuado. Nosotras ya hemos pasado por ahí y extraído las buenas y malas prácticas en la gestión de subvenciones culturales. Después de tres años tramitando subvenciones tanto para nuestras propias producciones teatrales como para otras compañías, queremos que tú también tengas acceso a ese expertise con nuestro Servicio de Gestión integral de Subvenciones culturales. Este servicio abarca la búsqueda, solicitud y justificación de ayudas públicas para proyectos artísticos a nivel regional, nacional e internacional.

Y después de compartir toda nuestra experiencia con las subvenciones culturales que hemos solicitado hasta la fecha, ahora te toca a ti:

¿Tienes algún proyecto en marcha?

¡Cuéntanos! Estamos deseando escucharte y trabajar contigo 🙂