Te contamos nuestra experiencia al solicitar una subvención cultural

Esta primera parte abarca desde la idea de producir un espectáculo teatral hasta la financiación, en forma de ayuda pública

Autora: Alba Alegre

Hoy estrenamos una serie de posts donde hablaremos de nuestra experiencia propia con las subvenciones culturales. Hacemos un recorrido desde que nace la idea hasta la concesión de la subvención y el momento de la temida justificación del dinero recibido.

A través de nuestra historia queremos ayudarte y animarte a pedir una subvención cultural. Es un paso importante para la profesionalización de tu espectáculo, ya sea de teatro, danza, circo o cualquier otra modalidad artística.

El comienzo: una idea entre cafés

charla subvenciones culturales

Photo by mojansami from FreeImages

Estamos en 2015, en Benimaclet (Valencia) y tenemos muchas ganas de crear algo. Charlando con amigas sobre la escasa oferta de teatro infantil que hay en la ciudad, se nos enciende la bombilla y nos preguntamos cómo funcionaría un espectáculo infantil con experimentos. Además, queremos reivindicar el papel de las mujeres en la Historia de la Ciencia. Así surge la idea de hacer un espectáculo de divulgación científica que dé visibilidad a las mujeres científicas y muestre cómo han aportado su granito de arena a lo largo de los siglos.
A partir de esta premisa y después de muchos cafés, muchas conversaciones, mucho pensar y darle vueltas, ¡por fin podemos decir que teníamos algo parecido a un proyecto teatral en marcha!

La idea inicial pasa por muchas fases. Lo más destacable de esta primera fase es el esfuerzo que requiere mantener el entusiasmo del primer día cuando pasa el tiempo y no hay nada tangible. Un proyecto teatral requiere tiempo, reflexión y sobre todo rodearse de buenos profesionales. A veces alguna de las partes quiere abandonar el proyecto, por eso es vital ser paciente y avanzar paso a paso hasta ponerlo en pie.

Como suele pasar, tenemos la idea pero necesitamos más gente para ejecutarla. Buscamos una persona encargada de la Dramaturgia y Dirección del espectáculo, ya que dentro del equipo solo llevamos la parte de la gestión y la producción. También elegimos a las actrices y creamos un equipo comprometido con el proyecto desde el primer momento.

Cómo poner el proyecto en marcha: la financiación

Cuando llega el momento de poner el marcha el proyecto no tenemos presupuesto suficiente para desarrollar un espectáculo con la calidad deseada. La escenografía, las actrices, los ensayos… no se pagan solos. Por eso, empezamos a darle vueltas a cómo conseguir financiación. Revisamos subvenciones, nos planteamos recurrir a inversores privados, familia y amigos, crowfunding y un largo etcétera de posibilidades que incluso rozan el absurdo.

En la primera producción quieres rodearte de los mejores actores, quieres audiovisuales en escena, música original, una escenografía cuidada… Al final el objetivo de (casi) cualquier creador es obtener un resultado de calidad que guste al público y a los programadores, con el que poder aspirar a premios, reconocimientos y una extensa gira. ¿Y cuál es una de las claves de todo esto? El dinero, algo que suele faltar en los primeros proyectos. Y aquí va el primer aprendizaje: contar con una estructura empresarial, que te permita optar a subvenciones culturales. Esto es un requisito imprescindible si quieres que tu proyecto cultural sea mínimamente rentable.
Nosotras en ese momento somos empresarias autónomas con experiencia en el mundo de las artes escénicas y de la música, así que nos tiramos a la piscina.

Desarrollando el espectáculo

cartel Ciencia Club ClownUna vez elegida la temática científica contactamos con el departamento de divulgación de la Universitat de València. Les presentamos nuestro proyecto y responden muy bien. En muy poco tiempo nos ponen en contacto con varios profesores y profesoras que nos guían en la elaboración de los experimentos que dan forma al espectáculo.

También buscamos un local y/o teatro para ensayar. Aquí quiero destacar la buena voluntad del Ayuntamiento de Alboraia, que nos cedió durante cuatro días el Teatro Agrícola. En él realizamos los ensayos generales y una lectura dramatizada con público. Esto nos obliga a ponernos las pilas con el texto, la escenografía y el resto del material necesario para poner en marcha la obra. Nos damos cuenta de que una fecha de estreno siempre ayuda a controlar los tiempos, ya que sin un deadline se puede hacer eterna la parte de la pre-producción. A aquella lectura vienen amigos y familiares, muchos de ellos relacionados con el teatro, que nos dan su feedback. Es el empujón definitivo para apostar por este espectáculo como nuestra primera producción. Lo bautizamos como Ciencia Club Clown.

Desafortunadamente la falta de recursos económicos en ese momento hace que las actrices tengan que buscar otros trabajos remunerados, lo que pospone el proyecto hasta nuevo aviso. Por suerte, el Ayuntamiento de Alboraia nos echa un cable otra vez y nos programa con una fecha concreta de estreno. Así que ¡nos ponemos de nuevo manos a la obra!

Entradas agotadas en el estreno

En octubre de 2016 llega el momento soñado: estrenamos Ciencia Club Clown. Llenamos el teatro con un público infantil y juvenil que disfruta del espectáculo tanto como nosotros. Este primer bolo nos abre las puertas para otros bolos. Además entramos en la campaña de Anem al teatro y en la Mostreta de Xirivella.

Con todo, después del estreno pasamos por una fase de inactividad. Nos resulta triste porque ya hemos cogido el ritmo y estamos muy animados con el proyecto, pero nuestro calendario no va acompasado con el de las subvenciones culturales. Tenemos que esperar casi siete meses para saber si nos conceden una subvención o no. Siete meses sin saber si podemos pagar unos salarios dignos a las actrices, al director y al resto de personas que forman parte del espectáculo.

Y de repente un día ¡llega la noticia!

¿Nos dan la subvención? ¿Tenemos que recurrir la resolución?

Sal de dudas en el siguiente post

Subvenciones culturales en primera persona: nuestra experiencia II. Proceso de búsqueda y solicitud de subvenciones para proyectos artísticos