A finales de diciembre escogemos una palabra que nos guíe en el año que va a comenzar. En diciembre del año pasado escogimos CONTROL. Teníamos una empresa que funcionaba muy bien, llegamos a cifras históricas de facturación, pero sentíamos que no teníamos el control del negocio. Los clientes contrataban nuestros servicios cuando tenían una actuación, pero no teníamos la capacidad de controlar el momento en que solicitaban nuestros servicios. Por eso, quisimos que 2019 fuera el año en el que…